En qué te debes fijar al escoger tu carpa

CARPA_TORRES

La elección de la carpa correcta es fundamental para el confort de nuestras salidas a la montaña. Será nuestro hogar lejos de casa y nos protegerá de las inclemencias del clima allá en la naturaleza.

Dejando de lado los grandes modelos tipo domo-comedor utilizados en grandes campamentos base, hoy en día las carpas se dividen básicamente en las categorías de 3 y de 4 estaciones, estas últimas con algunas alternativas para la alta montaña y/o expediciones. Para quienes no están familiarizados con estos conceptos y se encuentren en la búsqueda de una carpa ideal para sus necesidades, hemos escrito este artículo con información importante para realizar una correcta elección.

Carpas de 3 y de 4 estaciones

Como bien señala su denominación, las carpas de 4 estaciones son recomendadas para su uso durante todo el año incluido el invierno; por su parte, los modelos de 3 estaciones suelen ser la mejor alternativa para la mayoría de los climas y condiciones no invernales, siendo la carpa por excelencia para los mochileros y campistas. Pero, ¿Qué diferencias existen entre ambos tipos de carpa?
Una de las principales diferencias es que los modelos de 3 estaciones suelen tener paneles de malla en su cuerpo lo que ayuda a aumentar la ventilación y mantener el interior de la carpa fresco incluso en condiciones calurosas. Por su parte, los modelos de 4 estaciones generalmente no poseen paneles de malla o si los tienen, son de dimensiones moderadas, lo que las hace un poco más resistentes al frío, pero a su vez un poco más pesadas y menos respirables. Otra diferencia que se puede apreciar entre ambos tipos de carpa son la cantidad de puntos de anclaje para el viento. Dadas las condiciones para las que son fabricadas, los modelos de 4 estaciones suelen tener varios puntos para anclar la carpa para protegerla del viento. Se pueden encontrar también diferencias en la forma. La mayoría de los modelos de 3 estaciones poseen un diseño simple, tipo iglú, que consiste en dos varillas (parantes) cruzados. Los modelos de marcas renombradas ofrecen modelos con algunas variaciones al formato iglú. Por su parte los modelos de 4 estaciones y de expedición se pueden encontrar en formatos tubulares, y para aumentar su resistencia suelen usar una mayor cantidad de varillas. Otra diferencia que se puede encontrar es que el cubretecho en los modelos de 4 estaciones llega casi al piso, a diferencia de los modelos 3 estaciones que suelen ser más cortos.

Partes de una carpa.
Partes de una carpa.

Ojo con algunas marcas o tiendas que ofrecen carpas de 4 estaciones para la alta montaña. En este punto es importante señalar que NO todas las carpas de 4 estaciones son idóneas para la alta montaña o expediciones. Los modelos de alta montaña suelen ser construidos con materiales de mayor resistencia, tanto en lo textil como en las varillas, ya que están fabricados para soportar vientos y nevazones propios de la montaña. Otro dato interesante es que hasta hace poco, muchos modelos incorporaban un faldón en toda la extensión de la carpa. Hoy en día estos modelos están en desuso debido a que la nieve sobre los faldones podía “sellar” la carpa, impidiendo la correcta ventilación de su interior, lo que podía llegar a ser mortal en los casos de intoxicación por monóxido de carbono generado por las cocinillas. Hoy en día algunos modelos clásicos de alta montaña incluyen los faldones solo en el vestíbulo, lo que permite cocinar o derretir nieve en ese lugar aislado del viento pero manteniendo una buena ventilación en el resto de la carpa.

Por lo general, los modelos de 3 estaciones consisten en el cuerpo de la carpa más el cubre techo, lo que amplia sus posibilidad de uso en condiciones no frías y sin viento, de hecho, perfectamente se puede utilizar solo la carpa sin la necesidad del cubretecho o incluso algunos modelos ofrecen la posibilidad de utilizar tan solo el cubre techo con un footprint, a modo de toldo. Ideal para quienes prefieren acampar en zonas cálidas (o playeras, ¿por qué no?).
Por su parte, los modelos de 4 estaciones pueden ser, además del clásico formato carpa-cubretecho, de una sola capa o “single wall”, modelos que son una alternativa muy liviana e ideal para ascensos en los que el peso es un factor determinante para el éxito.

Carpas de una pared o single wall

Una carpa de una sola pared es exactamente lo que su nombre indica: una carpa construida con una sola pared de tela. Estos modelos están fabricados con una tela resistente al agua, transpirable y se utilizan casi exclusivamente para montañismo.

Hoy en día el mercado ofrece carpas de cuatro estaciones de solo una pared. Ultra ligeras, son una gran opción para ascensos de cerro técnicos en los que el bajo peso y la velocidad se hacen necesarios.
Pero nada es gratis. El menor peso implica algunos sacrificios. Una carpa clásica de doble pared ubica dos capas de tela entre el usuario y los elementos. La capa interior proporciona respirabilidad que limita la condensación mientras que el cubretecho proporciona protección contra la intemperie. Las carpas de doble pared son, además, más fuertes, más duraderas, más cálidas y más cómodas o habitables al disponer de mayor superficie interior. Por su parte las carpas de una pared están enfocadas en la montaña cuando las condiciones son secas y frías. No son modelos recomendados para lugares lluviosos, para esas condiciones no hay nada mejor que un modelo con cubretecho de 3 o 4 estaciones, dependiendo de qué tan frío o tan ventoso sea el lugar.

Para los montañistas que llegan al umbral en el que el ahorro de peso es más importante que la comodidad, el espacio y la durabilidad, las carpas de una pared son la mejor alternativa. Son muy livianas e increíblemente compactas, además de ser rápidas y fáciles de armar. Debido a que tienden a ser más pequeñas, son fáciles de instalar en espacios reducidos o pequeñas repisas. Son buena opción para salidas invernales de poca duración y en donde moverse rápido es una prioridad, o cuando en rutas más técnicas existe la probabilidad de disponer de espacio reducido para armar campamento.

¿En qué fijarse a la hora de adquirir una carpa?

Materiales

Al revisar las especificaciones de los materiales de una carpa encontrarás una especie de fórmula como la siguiente: 20D x 330T ripstop nylon 1200mm Durashield™ polyurethane & silicone
Los números D y T indican la resistencia del material, en este caso Nylon ripstop. El número en milímetros indica la impermeabilidad de la tela y el resto de información corresponde al tipo de revestimiento utilizado para impermeabilizarla. El Denier (D) determina el grosor de las fibras de la tela de una carpa. Es una unidad de densidad basada en la longitud y el peso de un hilo o una fibra. Para hacerse una idea, una sola hebra de seda se considera un denier. Una fibra de tela de nylon de 40 deniers, tiene 6,5 veces el diámetro de una fibra de seda.
La letra T (de thread) indica la suma de los hilos verticales y horizontales por pulgada cuadrada de tela. Por lo tanto, generalmente un mayor número D y T indica mayor resistencia y durabilidad de la tela. Es importante tener en cuenta que las buenas marcas buscan un balance entre la resistencia, la durabilidad y el peso de la tela según el uso para el que fue diseñada la carpa.

Con respecto al recubrimiento, el estándar de la industria es el poliuretano, pero hoy en día con el siliconizado se obtiene el mismo rendimiento pero a menor peso y a mayor durabilidad.

La mayoría de las varillas de carpas del mercado son fabricadas en aluminio o duraluminio. Pero la búsqueda por aligerar el peso ha llevado a las marcas especializadas a ofrecer varillas ultra livianas de fibra de carbono o en el caso de MSR, quienes en conjunto con Easton han revolucionado el mercado con las varillas Easton® Syclone, fabricadas en fibra de vidrio compuesta de clase S, material de grado aeroespacial que ofrece las mejores propiedades del aluminio y la fibra de carbono, pero de considerable mayor durabilidad y resistencia, de hecho, son presentadas como “indestructibles” ya que pruebas en laboratorio le otorgan un 80% más de resistencia a la rotura y fatiga por flexión respecto a los parantes de aluminio.

Peso

El peso es un factor a considerar si es que vas a cargar la carpa en tu espalda por muchas horas o incluso días. Eso sí, como señalamos anteriormente, las carpas más livianas tienden a sacrificar durabilidad y habitabilidad. Procura escoger un modelo que te permita acampar de manera cómoda. Como dato te podemos contar que la mayoría de las marcas entregan dos pesos en sus especificaciones, el peso empacado que corresponde a todo lo empaquetado, incluidas las etiquetas y el peso mínimo que solo incluye el cuerpo de la carpa, el cubre techo y las varillas. Ojo con las marcas de dudosa reputación, ya que algunas veces el peso qué indican sus productos distan bastante del peso real.

Hubba-Hubba-NX-package-Wt-1
El peso empacado incluye todo lo que está dentro del paquete.

Capacidad y dimensiones

Por lo general el nombre del modelo de la carpa va acompañado de un número que indica la cantidad de personas para las que está destinada. Ahora bien, ningún estándar de la industria define las dimensiones por persona, por lo que el tamaño de una carpa para 2 personas puede variar de una marca a otra. Además, los modelos ultraligeros suelen ser más ajustados y poseen una menor superficie interior. Revisa las especificaciones y considera datos que muchas veces se pasan por alto, como lo es la altura de los usuarios, algunos modelos pueden ser muy poco espaciosos o muy bajos para personas muy altas. Si eres muy grande considera la opción de adquirir una carpa para una persona más de la que tenías contemplado inicialmente. También ten en cuenta que en salidas a cerros altos y fríos, o a salidas invernales, el espacio interior debería permitir dejar botas y todo tipo de elementos que en el exterior o en el vestíbulo podrían congelarse.

Número de accesos

Existen modelos de una puerta o de dos. La ventaja de tener dos accesos es la comodidad que ofrecen a la cordada en condiciones invernales o de tormenta, ya que un acceso puede, por ejemplo, servir para cocinar o derretir nieve y el otro para el ingreso y salida de la carpa.

Impermeabilidad

Cada modelo indica la impermeabilidad de sus materiales en milímetros de columna de agua (mmH20). Esta medida no se refiere al grosor de la tela o su revestimiento de poliuretano (plástico), sino a la presión que el agua puede ejercer sobre la tela hasta que esta comience a pasarse. La prueba de impermeabilización estándar consiste en aplicar la presión de una columna de agua en de una muestra de tejido hasta que 3 gotas puedan pasar a través de él. Por ejemplo, una calificación de 1500 mmH20 significa que el tejido puede aguantar la presión de una columna de agua de  1.500 mm sobre la tela antes de que pueda filtrarse. Dicho lo anterior, se puede deducir que mientras más grande sea el número de mm de una tela, mayor será su impermeabilidad… pero ¿Es realmente así? No necesariamente. Antes de elegir una carpa con la calificación más alta a prueba de agua es bueno entender cómo la tela se llega a impermeabilizar.

Un cubretecho suele estar fabricado en Nylon que para ser impermeabilizado requiere de revestimientos de poliuretano. Un revestimiento de poliuretano es técnicamente 100% impermeable, pero las marcas de renombre suelen aplicar dos o tres capas para garantizar que la carpa quede impermeabilizada en toda su extensión y que dicha impermeabilidad sea duradera en el tiempo. La aplicación de capas ligeras en diferentes momentos en lugar de una sola capa gruesa crea a la vez una capa protectora más fuerte, más ligera y más impermeable; en otras palabras, un mejor sellado con menos recubrimiento. Se pueden encontrar en el mercado algunos modelos que ofrecen entre 5.000 y 10.000mm de impermeabilidad que muchas veces se alcanza debido a una capa muy gruesa, que le da peso, rigidez y a la larga una menor vida útil al cubretecho.

En el laboratorio de la marca MSR se probó la resistencia al agua de un paraguas común, arrojando una impermeabilidad de 420mm, lo que demuestra que no se necesita de un número tan alto para mantenerte seco. Como último dato respecto a la impermeabilidad te podemos contar que generalmente es el piso de la carpa el que ofrece una mayor resistencia al agua, dado a que está en constante contacto con la superficie y que recibe la carga de los usuarios lo que lo hace más susceptible a pasarse dada la presión y abrasión a la que se somete.

Estero-ElManzano17-Copyright-LaCumbre

Últimas consideraciones

Si bien una carpa puede llegar a ofrecer hasta unos 5°C de abrigo extra respecto al exterior, lo cierto es que el abrigo lo determina el conjunto saco de dormir/colchoneta. Por lo mismo, es importante tener el equipo adecuado. Para más información sobre los rangos de temperatura de tu saco de dormir puedes leer este artículo, y para entender el factor R de aislación de las colchonetas, puedes leer este artículo.

Para que tu carpa te dure muchas temporadas y ascensiones es importante su cuidado. Algunos consejos para prolongar su vida útil los puedes encontrar en el siguiente enlace.

Esperamos que este artículo te sea de utilidad y te permita hacer la correcta elección de tu próxima carpa. ¡Si te gustó, no dudes en compartirlo!

COMPRAR CARPAS

En La Cumbre somos montañistas y escaladores que pasamos gran parte de nuestro tiempo utilizando la amplia variedad de equipo que ofrecemos. Este blog nace con la intención de aportar con estos conocimientos y experiencia adquirida en la montaña.